La Importancia de la Educación: Antes, Ahora y Después

Soy autodidacta. Al menos lo fui en el principio, cuando no existía la posibilidad de aprender lo que me interesaba (grabar discos y hacer sonido en directo). No había ninguna titulación de FP donde podía aprender lo básico, pero si la posibilidad de estudiar Ingeniería Técnica de Imagen y Sonido, que no era precisamente lo que me hacía tilín porque yo quería operar sobre los equipos artísticamente, no ahogarme en una gran cantidad de teoría y matemáticas. Así que hice mi propio plan: varios años en el Conservatorio, cursos a distancia y luego presenciales de electrónica (radio y televisión a válvulas y a transistores), un curso en Los Ángeles en un estudio de grabación de 24 pistas (solo había tres escuelas donde aprender allí a finales de los años 70), lectura de las revistas de la época, y pensar mucho. Muchísimo. Y claro, currar en estudio y directo viendo y experimentando a ver que funcionaba y qué no. Y pensar mucho del porqué de las cosas.

Luego vinieron las escuelas privadas (años 80), como la Escuela CES o la CEV en Madrid, donde empezaban a dar posibilidades de aprender lo más básico de audio y video con teoría y prácticas. Otros ofrecían la posibilidad de ir experimentando con la informática musical, usando equipos como con el Atari 1040ST, con sus puertos MIDI incorporados, y los inicios de escuelas como MicroFusa en Barcelona más bien enfocados entonces a la parte musical. Luego, empezó la oferta pública (años 90) como el I.E.S Puerta Bonita en Madrid o La Mercè en Barcelona. Ahora abunda la oferta pública y privada en toda España e incluso es posible hacer parte de los estudios online para conseguir un título de FP, según la comunidad autónoma.

Antes, teníamos que inventarnos el camino y aprender sobre todo de nuestros errores. Hoy en día se salta en gran medida este doloroso paso, pudiendo estudiar en una escuela reglada y conseguir un título oficial. Un título oficial es un buen comienzo, y los que salen en las nuevas hornadas de los institutos saben muchísimo más que yo en los primeros 10 años de oficio. Pero no es suficiente. Vivimos en un mundo que va cambiando al ritmo de la tecnología. Hemos de estar al día con los últimos avances si queremos seguir trabajando en el gremio que hemos elegido.

Este es un problema fundamental. Es muy raro ver una oferta formativa pensada para profesionales que están en activo. Es por cuestiones económicas: montar un curso para profesionales supone un nivel superior que para uno que se inicie. El público también es más reducido y como tienen que compaginar los estudios con el trabajo suelen tener problemas de agenda, sin mencionar el dinero que cuesta (hay que decirlo todo). Para los técnicos de sonido, video, iluminación, etc., que estamos en activo, solemos asistir a los cursos de distintos fabricantes y extrapolar lo que aprendemos a nuestra labor cotidiana. Y seguir en la brecha practicando, experimentando y pensando mucho. Igual que como empezaba en los años 70…

Ahora bien, la persona que trabaja en el gremio audiovisual, que abarca palos de varias especialidades técnicas, lo tiene mucho más crudo que un simple técnico de algo (como sonido en mi caso). No existe un plan de estudios de FP para audiovisuales, precisamente porque abarca a distintos gremios que si tienen titulación independiente de FP (sonido, video, iluminación, informática, telecomunicaciones, electricidad, etc.). No se pueden duplicar competencias.

Hay mucha gente que trabaja en el sector que han iniciado su andadura audiovisual como yo en el sonido en los años 70, siendo autodidactas. Otros se han formado como electricista, o en telefonía, u otra cosa y han tenido que ir aprendiendo a medida que van trabajando lo que les faltaba, que es mucho. Esto es una pérdida de tiempo, e implica que podemos tener lagunas en el conocimiento que afectará a nuestra habilidad en dar soluciones a las necesidades y problemas de nuestros clientes.

El dilema de la enseñanza del mundo audiovisual se soluciona por otro lado. La solución viene del propio sector.

Me refiero a los cursos propios de InfoComm (y otros como CEDIA). Además de los cursos, disponibles online y presenciales, promueven y fomentan la mejoría general de nuestro gremio vía estándares técnicas específicos, estudios de mercado, reglas de ética en el negocio, y otros beneficios al mundo audiovisual. Lo más parecido en España es la asociación empresarial AFIAL, que curiosamente ha empezado a colaborar con InfoComm porque comparten muchísimas metas, entre ellos la formación. El año pasado, se organizó en varias ciudades de España exámenes del certificado de InfoComm AVT (Audio Visual Technologist Certificate), para dar a conocer las opciones de formación de InfoComm en general,  y dar el primer paso para la adquisición del certificado reconocido internacionalmente CTS® de InfoComm (Certified Technology Specialist).

InfoComm International ha desarrollado programas de formación y certificación que combinan los conocimientos necesarios de las distintas técnicas para reflejar el trabajo real que se hace en el gremio audiovisual. Sus cursos, programas y certificaciones van actualizándose en el tiempo para tener en cuenta las nuevas tecnologías, equipos y métodos de trabajo. Esto permite a las personas poder complementar su formación con cursos específicos para incluir conocimientos ajenos a su formación inicial, siendo así más útil dentro del gremio como instalador, ingeniero, diseñador, comercial o directivo. Le interesa a las empresas porque pueden disponer de personal mejor formado y competir mejor frente a otras empresas con personal sin esas certificaciones prácticas y, por supuesto, al propio trabajador.

Es interesante resaltar el hecho de que las titulaciones normales en la enseñanza reglada son vigentes siempre, sin importar cuándo fueron concedidas. En realidad una titulación dada, por sí misma, no garantiza que el titulado se haya mantenido en activo, ni que esté al corriente de la evolución de las técnicas o del saber hacer actual de su profesión. Por este motivo, las certificaciones oficiales de InfoComm: CTS, CTS-D y CTS-I (regladas por ANSI e ISO) caducan, y es necesario actualizar los conocimientos para mantener vigentes dichas certificaciones. Hay muchas maneras de mantener la certificación viva, desde ver un webinar, hasta realizar un curso online de InfoComm o de otras empresas. Varios fabricantes ofrecen trainings sobre sus productos, y éstos también pueden contar a favor de la renovación del certificado. Para InfoComm, la formación continua es el mejor método de garantizar que sus miembros y personas certificadas cumplen un mínimo de conocimientos, y que son los mejor preparados para responder a las necesidades y calidad esperadas por sus clientes.

Estos son los 4 tipos de certificaciones de InfoComm:

AV Technologist Certificate
Fue desarrollado por InfoComm para proporcionar un vocabulario común y los conocimientos de base del mundo AV. Además sirve como un puente para la obtención de las certificaciones (ANSI e ISO) CTS®. El “AV Technologist Certificate” lo emite la propia organización de InfoComm.

Certified Technology Specialist : CTS®
l Especialista en Tecnología Certificado realiza tareas generales para soluciones audiovisuales. Puede crear, operar y realizar mantenimiento en sistemas audiovisuales. También permite dirigir o gestionar las actividades que puedan resolver de la mejor forma posible las necesidades del cliente, a tiempo, y dentro del presupuesto dado. Este certificado cumple los requisitos de acreditación ANSI (en E.E.U.U.) e ISO (para el resto del mundo). Es un requisito previo para obtener las certificaciones CTS-D y CTS-I.

Más información en este enlace

We School en Madrid tiene previsto realizar, del 19 al 21 de septiembre, un curso presencial de CTS-Prep, en español. Para ampliar información sobre el curso se puede contacar  con la escuela en info@we-school.es y en el teléfono 916 781 680.

Certified Technology Specialist – Design:  CTS-D
El Especialista en Tecnología Certificado – especialidad Diseño – tiene conocimientos adicionales que profundizan en las habilidades necesarias para poder diseñar mejor sistemas audiovisuales. El Diseñador asesora al cliente y estudia sus necesidades, diseña el sistema audiovisual y prepara los documentos pertinentes, coordina y colabora con los demás profesionales en el proyecto para que al finalizar se haya conseguido satisfacer los requerimientos y necesidades del cliente. Este certificado cumple los requisitos de acreditación ANSI (en E.E.U.U.) e ISO (para el resto del mundo).

Más Información sobre en este enlace

Certified Technology Specialist – Installation:  CTS-I
El Especialista en Tecnología certificado – Especialidad Instalación – instala y mantiene sistemas audiovisuales. El CTS-I sigue las especificaciones, diagramas, códigos y protocolos de seguridad, administra la logística del proceso de la instalación, resuelve problemas en el sistema, mantiene las herramientas y equipos, comunica con el cliente, diseñador y los demás gremios o instaladores y personal para proporcionar la mejor solución audiovisual para los requisitos del cliente a tiempo, y dentro del presupuesto. Este certificado cumple los requisitos de acreditación ANSI (en E.E.U.U.) e ISO (para el resto del mundo).

Más información en este enlace

Cualquier profesional puede presentarse  directamente a los exámenes sin haber hecho ningún curso de preparación. Para ello se puede bajar un archivo con los contenidos de cada examen, e incluso realizar un examen “tipo” para ver si está más o menos preparado. Al hacerlo, cada uno se dará cuenta de que necesita repasar algún temario, o incluso que desconoce totalmente alguno de ellos, y será necesario aprender o complementar los conocimientos antes de realizar el examen.

Muchas personas ya tienen una gran experiencia adquirida trabajando y tienen conocimientos suficientes para aprobar los exámenes sin más. Sin embargo, la mayoría prefiere realizar un curso específico de preparación para cada examen. En cualquier caso, InfoComm hace hincapié en que la asistencia a un curso de preparación, NOgarantiza que el alumno vaya a aprobar el examen. Los cursos de preparación repasan los conocimientos necesarios para cada especialidad (CTS. CTS-D o CTS-I) y el alumno puede comprobar si necesita profundizar más en algún temario particular, antes de realizar el examen pertinente. A veces, algunos aspirantes necesitan realizar un curso previo para adquirir los conocimientos de base, necesarios para poder aprovechar los cursos de preparación a los exámenes, cosa que detallaremos más abajo.

Los exámenes para CTS, CTS-D y CTS-I son gestionados por Pearson VUE (una entidad independiente que realiza los exámenes y que tiene centros en todo el mundo – en España hay un centro en Madrid y otro en Barcelona) para cumplir con los requisitos de ANSI e ISO. El examen de CTS cuesta unos 430€ para personas que no son miembros de InfoComm y 340€ para miembros. Hay dos formas de pertenecer a InfoComm: Miembros, que son empresas, instituciones u organizaciones y Afiliados, que son personas individuales o estudiantes.

En España hay unas 39 empresas del sector audiovisual que son miembros de InfoComm (hay unas 5000 en todo el mundo), y  sólo existen 6 personas con la certificación CTS. Tres de ellas tienen la especialidad CTS-D. Una de los CTS-D tiene además el CTS-I. Esto no puede ser y tiene que cambiar.

Invito a que cada uno reflexione sobre su preparación, su trabajo y sus perspectivas de futuro. La educación es la base de todo, es la manera de mantenernos al día, y es la forma de garantizar nuestro futuro.

 

*autor James Woods